Palabras en papel

¿Qué tiene el papel que muchos lo siguen prefiriendo frente a los formatos digitales? Es pesado, más caro, se estropea, ocupa más espacio… Pero aún así tiene un encanto especial, o eso dicen algunos. El aroma de un libro nuevo, sentir la textura del papel mientras pasas de página, ver que quedan para acabar el capítulo. Cerrar el libro al revés de como lo abriste poniendo fin a la historia que había entre sus páginas.

Unas semanas después del lanzamiento en versión digital, Palabras que pintan y gritan por fin está disponible en papel. Desde el 25 de septiembre ha estado entre los 20 ebooks más vendidos en su categoría. A partir de ahora espero que aquellos más adeptos al papel puedan elegir la opción que más les gusta.

Muchos lectores disfrutan con el tacto, el olor y la sensación única que es pasar las páginas de un libro. Pues bien, a todos ellos va dedicada esta nueva edición disponible tanto en Amazon como en Createspace.

Breve entrevista

En Smashwords, una de las tiendas en las que está a la venta “Palabras que pintan y gritan” se puede leer una breve entrevista. También la escribiré aquí para los interesados.

¿Cuál es tu próximo trabajo?
Ahora estoy trabajando en un libro de aventuras. En él cuento las experiencias de un chico que viaja a un país extranjero con la idea de practicar el idioma. Una vez allí el idioma pasa a un segundo plano por las inverosímiles, complicadas y a veces cómicas situaciones que se suceden cada día. Os puedo contar el final, el chico no mejora mucho su inglés, pero lo interesante no es cómo acaba la historia, sino la historia en sí misma.

¿Qué te inspira para levantarte de la cama cada día?
La alarma del despertador. Es básicamente lo que me saca de la cama cada mañana.

¿Cuando no estás escribiendo, en qué inviertes tu tiempo?
Estudio una ingniería y en general me gusta “cacharrear” como lo llaman en el gremio. También compongo y toco algo de música. Me gusta leer, cocinar y escuchar entrevistas de físicos, economistas y cualquiera que sepa mucho de algo. También duermo de vez en cuando.

¿Recuerdas la primera historia que escribiste?
Claro que la recuerdo. Tenía a lo mejor 9 años, no estoy seguro. No quedé satisfecho con la manera en la que había desarrollado la idea a pesar de que al principio sentía un gran entusiasmo. Era sobre unos monstruos detectives y no dejé que nadie la leyera entera.

¿Cuál es tu proceso para escribir?
Básicamente pienso mucho, me informo para cubrir las lagunas que pueda ver en mis ideas y después me pongo a escribir. Espero el tiempo suficiente para olvidar lo que he escrito y cuando vuelvo a leerlo corrijo lo que no me gusta. Hago esto porque, como muchas cosas en la vida, en caliente hay cosas que parecen distintas a como son en realidad y prefiero no tomar decisiones en ese estado.

¿Recuerdas la primera historia que leíste y el impacto que tuvo en ti?
La primera historia que leí por voluntad propia fue o Mitos Griegos de Robert Graves o El Silmarillion de J.R.R Tolkien. No sabría describir el impacto que tuvieron en mí. Me gustaron, nada más. Ya estaba interesado en temas mitológicos antes de leerlos y esa fuela razón por la que los escogí.

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Supongo que empecé a escribir en la escuela, como muchos niños. En cuanto a escribir independientemente, quizá con 9 años cuando se me ocurrió una idea sobre monstruos detectives.